Un buen modo de intentar campear el calor del verano es emplear textiles que permitan la transpiración.

Estos textiles provienen de las plantas como el algodón, el lino o la gasa.


Olvídate de las lanas o de los materiales que impidan la transpiración.

Si tienes sillones de cuero cúbrelos con tejidos como los mencionados anteriormente, si el tejido de tu sillón está tratado con un producto antimanchas o tiene en su composición tejidos artificiales te daran calor e igualmente sería conveniente cubrirlos para sentirte más cómodo.

Una buena solución es poner una de esas sábanas de algodón de nuestras abuelas, blancas y muy fresquitas.

Ya sabemos que cuando el calor aprieta no hay nada más que el agua o un buen aire acondicionado, sin embargo esta es una medida que te ayudará a llevarlo mucho mejor.

Mury, un beso.

También te puede interesar:  Ya está aquí la colección Privium de El Corte Inglés