Si quieres cambiar tu cocina, estás cansada de ver la misma decoración, puedes cambiar los muebles y el color, darle un aspecto renovador y un total cambio a este lugar de la casa.

No tengas miedo a los grandes contrastes y los colores intensos, por ejemplo, el rojo y azul. Esta combinación es muy intensa, pero agrada a la vista. Intenta que los muebles aprovechen todo el espacio posible.

Si seguimos con esta idea del contraste rojo y azul, imagina los azulejos azules y los armarios en rojo, a esta combinación, le viene muy bien un descanso a modo de equilibrio con el blanco de las encimeras, mesa, sillas, vajilla… un contraste precioso y actual.

Entre los armarios de la parte superior, puedes dejar algunos sin puerta a modo de estante para colocar objetos de diferente tamaño como ollas, sartenes, cubiertos…

Una buena recomendación para tener la cocina recogida y con suficiente espacio cuando estás cocinando, es que las sillas sean plegables para poder almacenarlas en cualquier rincón.

Un resultado muy bonito de decoración de cocinas, es cuando estas están situadas debajo de la escalera, pues este hueco, se aprovecha de forma muy bonita con las alacenas siguiendo el espacio del hueco de escalera, aprovechando así el máximo espacio. Pueden combinarse con armarios y en pequeños espacios colocar estantes.

Si el color de los muebles te gusta más en colores claros, prueba el blanco y el descanso del equilibrio (encimera, sillas, mesa) en beige.

Otro bonito contraste, es el marrón oscuro en los muebles y las encimeras blancas.

Todos unos bonitos contrastes que dependerán de tu gusto personal.

También te puede interesar:  Normas de feng shui para el baño

Fuente: doos interiorismo