Si te vas a vivir con tu pareja, una de las cosas que hay que tener en cuenta es que el espacio que antes era para uno solo, ahora va a empezar a ser para los dos.

Por eso, una de las cosas que hay que hacer es remodelar algunos de los espacios y convertirlos en lugares “para dos”. Por ejemplo, la mesa de trabajo, en la que se pone el ordenador y demás.

Aquí tienes un ejemplo de cómo convertir la mesa de uno en un espacio para dos. ¿Qué te parece?

Un tablero en el que quepan dos ordenadores es suficiente. El siguiente paso es retirar todos los papeles que sobren de la mesa y dejar solo lo necesario. Por otro lado, todo lo que estaba encima de la mesa, se puede colocar en cajas de almacenamiento, estanterías de plástico debajo de la mesa…

Teniéndolo todo recogido, no hay problemas y el espacio no queda agobiado. De todas formas, si quieres aligerarlo un poco más, puedes cambiar las sillas de colores por sillas que sean transparentes.

Vía| Apartment Therapy

También te puede interesar:  Un cuarto de lectura para los pequeños