Monederos reciclados con botellas de plástico

Convierte botellas de plástico en un cómodo necessaire

Las botellas de plástico son uno de los principales elementos que integran cualquier basural y acumulación de contaminación en las ciudades y espacios verdes, pues, aunque no lo creas, cada persona genera cientos de residuos plásticos a lo largo del año, y al tratarse estos de un material de muy lenta descomposición, el resultado es la contaminación cada vez mayor.

Pero además de reducir tu consumo de productos que vengan en embaces plásticos, una buena forma de aplacar su impacto negativo sobre el medio ambiente es reutilizando el plástico que ya no utilizas, y en el caso de hoy veremos como hacer esto con las botellas de plástico que seguramente generas a diario en tu casa, pues se trata del envase más común en que se comercializan los refrescos gasificados que todos consumimos.

Se trata de una manualidad muy fácil de hacer, con la que podremos reciclar algunas botellas, obteniendo además un pequeño accesorio que nos resultará útil para guardar todo tipo de cosas o decorar nuestro hogar.

En primer lugar, necesitarás dos fondos de botellas de plástico, una cremallera, agua e hilo de coser.

Para comenzar, solo debes calentar un poco una cuchilla para cortar con más facilidad los fondos de las botellas. Trata de seguir la línea que se marca en esa zona, para obtener un borde parejo y sin asperezas.

Ahora debes medir el contorno de estos fondos de botella desde su lado interior, y conseguir una cremallera de la misma medida. Ten en cuenta a la hora de elegir esta última el combinar su color con el de las botellas, que por lo general suelen ser verdes, incoloras o azuladas.

También te puede interesar:  ¿Cómo pintar abanicos a mano paso a paso?

Cuando tengas lista tu cremallera, debes comenzar a coserla a ambos fondos de botella, colocándola en el interior de éstos. El color del hilo que utilices puede ser igual al de la botella, para obtener un mejor aspecto.

Una vez que hayas cosido toda la cremallera a las botellas, uniendo ambos fondos, solo deberás abrir el cierre y tendrás un accesorio perfecto para utilizar como alhajero, monedero, costurero o como un pequeño necessaire.

E incluso, si le añades una pequeña manija o una correa, podrás obtener un complemento muy original y ecológico para tu look.