Convierte una vieja escalera en un perchero reciclado

En anteriores ocasiones hemos visto muchos ejemplos sobre cómo reciclar algún viejo mueble u objeto de nuestra casa, para darle una nueva utilidad, además de aportarle un nuevo detalle decorativo al hogar.

En esta ocasión, nuestra victima será alguna vieja escalera de mano, de las que suelen encontrarse olvidadas en algún desván o pasillo, y con la que haremos un original perchero y estante para ordenar todo tipo de objetos, especialmente los que tienen que ver con el guardarropa.

Lo primero que debes hacer luego  tener lista tu escalera, es colocar dos escuadras de madera, una en cada uno de sus extremos, que serán los soportes con los cuales se fijará la escalera a la pared.

Ahora tendrás que emprender una ardua tarea de lijado, para eliminar cualquier superficie áspera o irregular que pueda tener la escalera, con lo que, además de darle una mejor apariencia, permitirás que la pintura se incorpore correctamente.

Cuando tengas la escalera totalmente lijada, será hora de aplicar la pintura que hayas elegido, pero cuidando que se trate de un color que combine bien con el resto de la decoración.

Al tratarse seguramente de una escalera vieja, la madera desgastada con una nueva capa de pintura resulta un buen detalle para un estilo decorativo rustico o informal, pero si en tu casa prevalece una decoración de corte más moderno, puedes aplicarle una capa de barniz a tu perchero reciclado para que no desentone.

Luego que la escalera esté completamente seca, puedes comenzar a disponer todo lo necesario para su fijación a la pared, para lo cual deberás realzar los agujeros necesarios con ayuda de un taladro, disponer los tacos fischer, introducir los tornillos en los soportes que le habías aplicado a la escalera, y finalmente aplicar éstos a la pared.

También te puede interesar:  Haz tu propio reloj de diseño

Y también ten cuidado al marcar la altura en que se emplazará tu perchero, pues si bien no puede estar muy bajo, tampoco a una altura que te impida administrar sin dificultades el espacio superior del mismo, que resulta ideal para disponer las cajas de zapatos, sombreros o bolsos.