En una casa no puede faltar la luz, pero para poder mejorar la habitabilidad de las estancias habrá que graduarla. Las cortinas se vuelven así imprescindibles y están presentes en todos los cuartos: son tan prácticas como decorativas. Asi que aquí te damos las claves para que puedas elegir las cortinas que mejor le van a tus estancias.

accesorios-para-cortinas

El color y el tejido determinarán el paso de luz, si estos son leves y claros tendremos más luminosidad, para una menor, se necesitará la elección opuesta. Además, éstas deben ir en consonancia con el resto de la decoración: combinar con el color de las paredes o con la tapicería, sobre todo si se apuesta por estampados o bordados.

La función que vayan a realizar condicionará la clase y la composición de las cortinas. Si son velos decorativos que ocultan un poco el contenido del cuarto, se usarán materiales muy transparentes y ligeros, bastando en ocasiones los visillos. No obstante, la intimidad pedirá materiales más pesados como el tafetán, el shantung o la seda natural que acompañarán al lino, al algodón o la gasa.

Tipos de cortinas

El modelo más empleado para salones y grandes dormitorios es el de dos paños. Pueden ser más o menos barrocas, cuelgan por medios de argollas o aros de una barra y suelen usar pasamanería.

cortinas_51

cortinas-de-cuentas-de-cristal2

 

Las cortinas de rieles son las que usan ese sistema para colgarse y se usan sobre todo en lugares donde no hay mucho espacio entre ventana y techo. Se descorren mediante una cuerda y pueden tener uno o dos paños.

Para las otras estancias como los dormitorios auxiliares o infantiles se suelen optar por cortinas más sencillas, las romanas, venecianas o los estores, que también tienen cabida en el salón. Entre las novedades están los paneles japoneses o las lamas verticales.

También te puede interesar:  Moda y decoración van de la mano

Complementos

Los alzapaños son la forma más tradicional de recoger estos elementos textiles. Fijados en la pared, la dejan en su punto justo para dar claridad suficiente. Cuanto más alto lo situemos, más caída tendrá la tela.

La pasamanería constituye un arreglo muy elegante para la tela que elijamos en nuestras cortinas. El ribeteado puede ser generoso en colores y acabar en flecos, borlones, bolas… Sólo hay que echarle un poco de imaginación y saber cómo queremos que luzca nuestra ventana.

Para colgarlas podemos utilizar barrales de madera, hierro u otros materiales o rieles de plástico, de metal o de aluminio. La tela irá sujeta con argollas, presillas o tiras de tela. La cortina va sujeta con pequeños ganchos y se desliza por medio de unas guías.

Es importante que tengas en cuenta estos elemento para decorar tu hogar. Recuerda que una casa sin cortinas es una casa desnuda.

Fuente | www.cortinas.es