Cuando tratamos de decorar algún espacio, no solo hemos de pensar en el ornamento, también hay que hacerlo en la funcionalidad, pues elementos que  no suponen nada, a veces son un gran estorbo. Aquí entran las cortinas, pues en ocasiones, son simplemente elementos decorativos, sin funcionalidad, un cúmulo de polvo que no sirven para nada, ni siquiera para tapar la luz.

Las cortinas roller black out son de gran funcionalidad, consisten en ocupar simplemente el espacio de la ventana, solo la entrada de la luz, lo que da sensación de continuidad de la pared, cuando están bajadas.

Su gran capacidad de absorción de luz, permite una gran opacidad, ni un rayo de sol penetrará en la habitación si así lo deseamos.

En cuanto a la decoración, sirven para cualquier ambiente, pues como ya hemos dicho, pueden servir de continuidad con la pared, contrastar con ella o jugar con los tonos de la habitación y decoración de los elementos.

Esta clase de cortinas tienen muchas ventajas.

Su gran opacidad, hacen del espacio un lugar privado al lugar. Ahorran gran economía, ya que al ser tan resistente, no dejan pasar la refrigeración o calefacción del ambiente. Puede servir a modo de pantalla, como videoteca o home cinema. Al ser altamente opacas, impide que el mobiliario se decolore por la excesiva luz del exterior. Son muy fáciles de limpiar, colocar y muy duraderas y resistentes.

Unas soluciones muy buenas para cualquier práctico hogar. Con el tiempo se convierten en una gran y cómoda  inversión que con el tiempo se agradece.

También te puede interesar:  Un dosel romántico DIY

Fuente: decora ilumina