El estilo Country Chic se caracteriza por la presencia de espacios acogedores con aires de romanticismo. Este particular estilo decorativo proviene de Inglaterra y se inclina hacia la especial decoración de las antiguas casas de campo. Hoy en día, busca simular este tipo de decoración a través de colores, textiles, muebles y otros elementos decorativos.


Aquí, el color blanco, de la mano de los colores pasteles, se convierten en la estrella decorativa e impregnan tanto paredes, como muebles y otros accesorios.

El mobiliario se caracteriza por ser antiguo o por imitar el paso de los años, además se encuentra dotado de la presencia de líneas curvas y terminaciones bien trabajadas. Existe una gran variedad de técnicas tales como el craquelado, la pátina o el gastado que permiten lograr este bonito efecto en todo tipo de muebles.

Por último, los textiles también toman un rol muy importante. Volados, ruchados, estampados florales y encajes son algunas de las características que reúnen estos complementos. Tanto cortinas, como mantas, cojines y ropa de cama se encuentran impregnados de este bellísimo, antiguo y romántico estilo decorativo.


Imágenes: Delikatissen.

También te puede interesar:  Haz de tu casa un lugar vivo y alegre