Gracias a la incorporación de cuadros podrás brindarle a tus ambientes un valor decorativo especial y así poder reforzar el estilo y la personalidad de la decoración. Los cuadros pueden ser usados solos o en grupos, mejorando el concepto de la decoración y brindando diferentes recursos visuales.

Pensemos que si son elegidos correctamente los cuadros son protagonistas de la decoración, podrás colocarlo en una distribución asimétrica y equilibrada. Sólo tendrás que elegir correctamente las láminas y los marcos.

Cuadros para decorar
Fuente: Nicolas Sagredo

Cuando elijas un cuadro tendremos que enfocarnos en el ambiente que deseamos crear. Los cuadros brindan estilo y personalidad. Se tienen que elegir imágenes que nos gusten para que la estancia en la habitación resulte más agradable, si eres una persona que disfruta del arte y te sientes creativa anímate a crear tus propios cuadros o adquiere los cuadros en alguna tienda especializada.

Dentro de las opciones para crear tus propios cuadros encontramos la posibilidad de pintar sobre bastidor, un dibujo a mano, un collage. También se puede renovar los viejos marcos o empezar a usar objetos que no fueron creados para ser cuadros, como láminas, hojas de revistas, fotografías, bandejas.

Un cuadro puede estar constituido por objetos enmarcados que nos gusten o que tengamos ganas de tener a la vista. En algunos mercados de pulgas se consiguen marcos antiguos muy bonitos y fáciles de reciclar, también en estos sitios se consiguen cuadros más antiguos.

En el momento de elegir un cuadro o lámina y su marco se deberá buscar un estilo que se fusionen entre sí y con respecto al estilo general de la decoración.

No existe un número exacto de cuadros que se deben colocar en una habitación, en algunas ocasiones se elige colgar pocos cuadros y en otras algunos más. Si se colocan varios cuadros se obtendrá un ambiente más cálido, si se elige uno solo se volverá el protagonista de la habitación.

También te puede interesar:  Decoración de pared con jardín vertical