A la hora de crear un espacio para los más pequeños de la casa hay una gran cantidad de opciones y alternativas diferentes, pero todo depende también de los gustos y aficiones de los niños. Para los que prefieren jugar, un cuarto de juegos es la mejor alternativa, pero también hay niños a los que lo que realmente les gusta es leer.

Para ellos, crearles un espacio personal, en el que puedan estar a gusto leyendo tranquilamente, puede ser un detalle realmente perfecto. Por eso, hay ideas muy originales de las que hemos hablado en otras ocasiones, como por ejemplo, aprovechar el hueco de un armario empotrado para hacer un rincón de lectura.

Sin embargo, si en tu casa tienes más espacio y hay una zona que sobra y que podrías aprovechar con otras ideas, puede que un cuarto de lectura sea una de las mejores opciones. Lo único que necesitas es crear un espacio acogedor, colocando unas estanterías con libros (fíjate en la idea de la foto, con los libros colocados de frente, para que el niño pueda ver las portadas), una mesa y una silla para que se pueda sentar a leer, a pintar, a estar con sus amigos…

Otra idea que puede quedar muy bien es colocar un puf o cojines en el suelo, para que pueda leer y ver sus cuentos preferidos con total comodidad. ¿Qué te parece la idea? Desde luego, se trata de una manera muy original de darle al niño un espacio en el que pueda estar bien y sentirse cómodo, aprovechando de paso una estancia de la casa en que, posiblemente, no podrías haber hecho muchas más cosas. Además, cuando crezca, se puede adaptar y convertirlo en un cuarto de estudio, por ejemplo.

También te puede interesar:  El alegre estilo brasileño

Foto de Apartment Therapy