Muchas familias viven en casas con años de antigüedad, o tal vez en casas donde se nota que mucha gente ha pasado por sus instalaciones.

Como es de esperar, para los niños que se suman a la familia, los padres siempre desean esperarlos con un cuarto ambientado al mismo, adecuado a las nuevas necesidades de este habitante pequeño.

Por ello, vamos a repasar una serie de tips, para que el cuarto habitual, o con el cual nos encontremos pueda ser remodelado.

En primer lugar, el cuarto deberá estar libre de muebles y otros objetos que obstaculicen la mirada. Con el espacio totalmente libre, se puede conseguir una mejor perspectiva del ambiente y de las posibilidades a realizar en él.

Sobre un espacio determinado de la pared, colocar dos o tres colores diferentes, para ver cómo le sienta a ese espacio en sí, los mismos. Luego, se deberá elegir entre ellos el que se crea conveniente para el cuarto en cuestión.

Prestar atención a las ventanas. Determinar el tamaño, las dimensiones de los vidrios, hacia adonde apuntan, etc. con estos datos, se podrán determinar detalles como: tipos de cortina, géneros traslúcidos u opacos, largo de los paños, etc.

Una vez realizadas estas comprobaciones, se llevará a cabo la decoración integral del cuarto. Para ello, se debe realizar un exhaustivo análisis del estado de los muebles. Algunos pueden mantenerse, si es que están en buen estado, mientras que otros se restaurarán y los muy averiados deberán descartarse.

Con esta guía, reciclar un cuarto es tarea fácil.

También te puede interesar:  Escaleras y estantes 2 en 1

Fuente: bebes y mas