Una opción para no pasar frío en casa es instalar radiadores pegados a las paredes que ayuden a caldear la habitación. Muchas personas, sin embargo, no se deciden a ponerlos porque consideran que estropean el ambiente al no ser muy decorativos. Lo cierto es que los radiadores normales son un poco feos, pero para cambiar su aspecto tenemos una solución decorativa muy elegante: los cubrerradiadores.

No son más que paneles, que pueden ser metálicos, de madera o de forja, que se colocan delante del radiador tapándolo de la vista. Si eliges un modelo adecuado, puedes conseguir una decoración muy bonita, acorde con el estilo que quieras darle a tu casa. Hace algunos meses te hablamos de ellos, pero hoy vamos a enseñarte algunos modelos verdaderamente espectaculares.

Por ejemplo, este modelo de forja de Galería Beltrán. ¿Quién diría que debajo de ese aparente mueble recibidor hay un radiador que da calor a la habitación? Nos parece un diseño muy atractivo que recuerda en parte a los modelos de Ágata Ruiz de la Prada por su corazón tan grande.

También puedes optar por modelos más discretos, como este de láminas, que cubre por completo el radiador y da la sensación de que es un mueble para dejar cosas encima. Aunque no es tan espectacular como el anterior, tal vez  es más adecuado para casas con un estilo más sobrio.

Mi favorito es este último, el modelo Teluro. Me parece muy interesante la combinación de líneas curvas a lo largo del diseño. Es un modelo minimalista y a la vez, lleno de expresividad y fuerza.  Queda muy bien en apartamentos jóvenes en los que quieres decorar sin recargar el ambiente.

También te puede interesar:  Decorar la mesa para San Valentín

¿Qué te parecen?