Si siempre has querido una alfombra original, divertida y que además tenga cojines a juego, esta es la que estabas buscando. Porque a diversión no le gana ninguna otra alfombra de las que hayamos visto hasta ahora.

Y es que este complemento tan original ha sido ideada por Valentina Audrito, una diseñadora italiana que decidió escoger un este curioso motivo para su creación. Y la verdad es que a nosotros nos encanta, porque da un toque muy divertido al hogar.

Aunque lo suyo sería ponerlo en la cocina, por aquello que tiene forma de huevo frito, tal vez el lugar más adecuado para colocarla seria el cuarto de los niños. Porque son los que verdaderamente van a disfrutar de ella. ¿Y quien sabe si no sirve de inspiración a alguno para que acabe siendo un cocinero de lujo? Si lo complementas con la cama de hamburguesa que os enseñamos hace tiempo, ya tendrás una habitación digna de los mejores chefs.

Además, las yemas del huevo son en realidad dos pequeños cojines amarillos que se ponen y se quitan. Así los niños podrán tirarse al suelo, dormir o sentarse y estar muy cómodos mientras juegan. Y tú no tendrás que preocuparte de que estén sentados directamente sobre el suelo frío.

Y si no tienes niños pero quieres un toque juvenil y alocado en tu casa, ¿por qué no ponerla en mitad del salón? Puede servirte para ver películas tirados en el suelo con una almohada blandita y amarilla. Seguro que una vez que la tengas sólo quieres estar tumbado en el suelo. ¿O no?

También te puede interesar:  Habitaciones infantiles: diversión en la cama