Cuando llegan las visitas a nuestra  casa, nos gustan que se siente a gusto, que nuestro ambiente personal, el cual, hemos ideado en nuestra casa, les sea igualmente de su agrado, por ello, lo primero que hay que cuidar, es la entrada al hogar, es el lugar que les causa el primer impacto visual, este debe causar originalidad y buen gusto.

Si tu estilo es minimalista, pinta las paredes de color distinto al resto de la casa, como si fuera de un espacio particular, un consejo es que sea bastante destacado, es decir, con colores vivos en comparación  al resto de la decoración, en cuanto a los complementos no pongas demasiados, solo lo necesario (pequeño recibidor, un cuadro, una mesa, una planta) que no parezca muy recargado.

Si le quieres dar un carácter lúdico, te puedes basar en la forma de los libros, por ejemplo, una mesa de forma cuadrada a modo de estante, así en el centro de ella, puedes colocar libros y revistas.

Con la iluminación, también se ha de llevar cuidado. Los espejos dan mucho juego con la luz, puedes adaptar alguna lámpara a la decoración y añadirla al espejo. Un buen toque de originalidad es combinar las formas, por ejemplo, espejo cuadrado y lámpara redonda.

El estilo rústico, también puede resultar original. Un banco al estilo de la época del siglo XIX y sombreros de paja y bolsos de mimbre adornando la pared, queda de lo más campestre, con un toque muy colorido y fresco.

También te puede interesar:  Crae un rincon infantil con 3D Puzzle

Fuente: facilísimo