Acabo de descubrir una idea de lo más original, que me ha encantado. Y es que la verdad es muchas veces, acabamos tirando muebles que ya no nos gustan, que se han quedado viejos, que ya no encajan con el estilo de la decoración de nuestra casa…

Pero tal y como están las cosas, y con esto de la crisis, hemos comentado ya en muchas ocasiones que merece la pena ponerse manos a la obra y darle una nueva oportunidad a todos esos muebles que ya no usamos. Además, nunca está de más poner en marcha nuestro lado más creativo. Por eso, hoy te vamos a enseñar una idea muy original.

¿Tienes en casa alguna silla vieja, del estilo de la de la foto, que ya no quieras? Pues no la pierdas de vista, porque vas a descubrir algo de lo más interesante para hacer con ella. ¿Qué te imaginas que puedes hacer? Una pista: la parte que vamos a rescatar es el respaldo.

Se trata de separar el respaldo de la silla, que en este tipo de diseños suele tener una forma bonita y muy trabajada, para convertirlo en un marco para una foto. Lo único que hay que hacer es retocarlo un poco, darle una capa de pintura de un color que nos guste (o si la silla está bien, se puede simplemente barnizar) y convertir el respaldo en un marco. También puede quedar realmente bien con una pintura decapada, aunque eso ya depende del gusto personal de cada uno.

Otra idea que me gusta mucho, y que va en la misma línea es colocar en el interior un espejo, en lugar de una foto, ya que como marco de espejo el estilo de estas sillas, labradas, con formas sinuosas y demás, puede ser todo un acierto. ¿Con cuál de las dos ideas te quedas?

También te puede interesar:  Cómo hacer una guirnalda de estilo vintage

Vía| Apartment Therapy