A veces tenemos espacios minimalistas o contemporáneos, que buscan líneas sencillas y elegantes, pero al mismo tiempo se perciben como espacios muy fríos. Así que una excelente solución para hacer un espacio acogedor sin perder la sencillez de sus formas, y sin mezclar muchos colores es utilizar tapetes que repitan el color dominante del cuarto. Se puede jugar con los tonos. Pero si no quieres que tu tapete le robe el protagonismo a algún otro elemento decorativo, busca que su color no contraste con los muebles, si no más bien se integre y se pierda un poco en la decoración. Aqui dos ejemplos de Casalis fabricados con 100% de lana tibetana hechos a mano en 26 colores de línea, con distintos diseños y con la posibilidad de añadir seda como detalle adicional. Si deseas hacerlo busca que la seda sea en el mismo color del tapete. Ésta le dara una textura original y un toque de elegancia.

tapete-cafe.jpg

tapete-negro.jpg

También te puede interesar:  La iluminación, pieza clave en la casa