Creemos que las lámparas no suman importancia en el hogar, sin embargo, hasta la mínima luz que estas ocultan son imprescindibles para el toque personal.

El estilo depende de los gustos, pues las hay en diversos materiales que pueden dar un ambiente más o menos cálido, elegante, informal… todo depende del aire de hogar que quieras buscar.

La luz de una casa es como las fragancias, pueden ser íntimas o extrovertidas, lo que influye a la hora de vivir y de comportarse.

Las lámparas de vidrio con pantallas de textil, son para lugares sofisticados y elegantes. En tamaño pequeño, pueden llenar cualquier esquina.

En la misma gama de vidrios, las hay al estilo pecera, con numeroso colores, estas solo sirven para iluminar y dar color al ambiente, muy íntimas para la sala o el dormitorio. El vidrio puede estar adornado con cualquier motivo, desde hojas a flores que les dan un aire muy natural.

Las pantallas que poseen el mismo color que el vidrio de base, en tamaño pequeño son ideales para complementar cualquier mesilla de biblioteca, hall de oficina o sala pequeña.

Si pasamos al material plástico, este puede imitar cualquier forma que deseemos, pues el polipropileno puede adquirir muchísimas variedades y estilos, desde la imitación de papel a cualquier material que pueda parecer imposible de adaptar a una lámpara. Este material, es ideal para las habitaciones de los niños, pues es menos peligroso para manejarlo.

El metal, suele estar decorado con pintura, las de acero, dan muestra de numeroso colorido.

Fuente: casa diez

 

También te puede interesar:  Lámparas infantiles colgantes y de sobremesa