Se acerca el Día de San Valentín, y qué mejor idea que comenzar con los preparativos e impregnar nuestro hogar con este aire tan romántico, para esperarlo de la mejor manera.


Para lograr la decoración ideal es primordial conocer los colores, objetos y elementos que la caracterizan.


El rojo, el blanco y el rosa son los colores ideales, con ellos podrás realizar distintas combinaciones pero sin perder el objetivo de la decoración romántica que estamos buscando.


Por otro lado, existen ciertas formas y elementos que no pueden faltar, tales como la presencia de corazones, velas y flores. La combinación de estos elementos nos permitirá crear bellos arreglos y centros de mesa para decorar cada rincón del hogar.


Recuerda que en esta fecha tan especial no puede faltar la presencia de ricos dulces para disfrutar en pareja. Pon un mantel blanco sobre la mesa, coloca distintos recipientes repletos de dulces y para completar la decoración, esparce pétalos de rosas rojas.


Por último, utiliza una luz tenue, esta es ideal para crear un ambiente delicado, suave y tranquilo. Si te animas también puedes probar con luces rojas, estas ayudarán mucho más a incrementar el romanticismo en la decoración.

También te puede interesar:  Country Chic: un estilo diferente