Decora tu mesa con tus propias manos

Si eres un poco “manitas”, puedes permitir hacer tu propia decoración con bonitos centros de mesa.

Un truco es juntar un ramillete de flores, limpiarles bien los tallos y rodearlos con hojas grandes. Seguidamente, las fijas con una goma (la puedes ocultar poniendo encima una bonita cinta) y mientras sujetas con una mano los tallos, con la otra giras la parte inferior, después cortas todos a la misma altura. Para que queden plantadas fácilmente como un bonito centro, puedes meterlas en un pequeño vasito de cristal y ocultarlo con piedras pequeñitas.

Otro bonito centro se puede conseguir de manera muy fácil, simplemente pinchando flores en un pie de tarta en el que habremos colocado anteriormente espuma de floristería.

Hay flores muy blanditas, cuyos tallos se doblan fácilmente y resulta difícil de fijarlas en cualquier jarrón. Para que estos tallos tengan consistencia y queden rectos, simplemente hay que utilizar recipientes altos y de boca estrecha, los cuales podemos adornar con láminas especiales para cristal (electrostáticas), estas no son caras y puedes quitarlas y ponerlas según tu gusto.

Un detalle muy bonito para tu mesa, es dar nombre al lugar en donde cada uno debe sentarse. En vasitos pequeños envueltos con hojas (solamente una parte, pues por la otra ha de verse la flor que depositaremos dentro) y estas sujetadas con  rafia, colocamos una flor bonita y un pequeño cartel de la forma que más nos guste (corazón, estrella) pinchado en ella con un palillo. El cartel portará el nombre de cada invitado y  esto quedará encantado con este bonito detalle.

 

También te puede interesar:  Ideas con color para paredes de cada estancia de la casa