Muchos de nosotros somos aficionados a pasar horas enteras sumergidos en las páginas de un libro o, sencillamente, tenemos estudiantes en casa que necesitan un espacio acogedor y tranquilo para realizar sus lecturas y deberes.

Es necesario contar con los elementos básicos: libreros, escritorio, sillas cómodas y firmes y una buena iluminación. Puedes empezar por lo más obvio, como el mueble o escritorio para la computadora con espacio suficiente y una lámpara de lectura, de preferencia que sea dirigible, para que la luz caiga de manera directa o indirecta, según sea necesario.

Se puede añadir un sillón cómodo, pero diseñado para una postura correcta de la columna. Se puede usar una serie de cojines que sirvan como posapiés y, cuando no los usemos para ese fin, sirven para sentarse en el suelo. Si tu espacio es pequeño y no te permite tener una habitación especialmente dedicada a la lectura y el estudio, puedes dedicar un rincón de tu sala principal a este efecto. Basta con que los libreros estén colocados como división, para así crear un rincón de lectura, alejado del ruido y el ajetreo del exterior

También te puede interesar:  Cuestión de luminosidad