Blanco y radiante: luminosidad en tu casa

El blanco es un color fundamental para la decoración. Hay quienes lo utilizan para dar un poco de luminosidad a la base del color elegido o quienes, incluso, lo toman como el fundamento de la decoración de interiores de su hogar. Hoy, precisamente, te traemos una propuesta: ¿has pensado en tener este color como base de tu hogar?

No sólo me refiero a las paredes, que dan luz y sensación de amplitud, sino también a los muebles y textiles de tu hogar. Es un color perfecto para dar sensación de limpieza, siempre que lo tengas todo recogido. Porque de nada te servirá tener una habitación clara si no hay un poco de orden.

Además,ayuda a crear efectos ópticos haciendo que las habitaciones parezcan más grandes. Y es el color fundamental para los cuartos de baño y las cocinas. A mí es una opción que me gusta mucho porque siempre se ve rápidamente si hay algo que desentona en el lugar.

Puedes usarlo para decorar combinando varios tipos de tejidos que den texturas diferentes. Así ganarás en volúmenes sin necesidad de sacrificar el color. Por ejemplo, unas cortinas con tejidos etéreos y unas fundas de sofá más rígidas. Así se reparte el peso visual de la habitación.

Y por último, recuerda que los blancos son ideales para las casas, pero no si hay niños pequeños o mascotas. Ya sabes que es un color muy sufrido y que con nada se mancha, así que si es tu caso, tal vez tengas que sacrificar esta idea hasta más adelante cuando tus hijos crezcan. Puede llegar a resultar agobiante si tienes que estar limpiando cada dos por tres.

También te puede interesar:  Personaliza tu casa con paredes de madera