Si hay por ahí algún artista que necesite inspiración para recrear un motivo decorativo en el cuarto de un adolescente. Si te gustan los caballos y deseas tener uno en la pared del salón, en el pasillo de camino a las habitaciones, en el recibidor o en el porche de tu chalet. Si te encantan el fuego, el brío, lo salvaje. Si eres un manitas con el alambre y te quieres complicar algo más la vida.Si solo necesitabas una excusa para ponerte a hacer algo creativo y esto te inspira. Si quieres alegrar el cabecero de tu cama, la chimenea, un cojín, el edredón o unas cortinas infantiles. Pues adelante, porque realmente es impresionante la fuerza que tiene esta imagen.

Para opendeco.es, Muri. Un beso.

También te puede interesar:  Buhardillas: mil posibilidades