El estuco es otra de las opciones para decorar nuestra casa. Las paredes de nuestro hogar son las encargadas de dar al ambiente todo el clima que deseemos que exista en nuestras habitaciones.

Hay infinidad de estilos dentro de esta gama decorativa. Podemos escoger el estilo mármol, la imitación de este material da un impresionante brillo y resistencia, es un material noble muy preferido en las viviendas durante largos años. Es una posibilidad de convertir un hogar en un palacio. Su inconveniente es el alto coste económico.

Este tipo de decoración lisa, después de las civilizaciones antiguas que tanto adoraban este estilo, volvió a resurgir en la Edad Media, los artistas venecianos son los verdaderos maestros de esta decoración. Las mansiones de esta época lo dicen todo de ellos, podemos admirar en ellas, las increíbles texturas que nos presentan.

En la actualidad, lo sintético da unos resultados increíbles para la aplicación de este estilo decorativo. El problema es que el uso de este sugiere una buena técnica, por lo tanto, su aplicación es mejor dejársela a los profesionales del sector.

Dentro de la gama de los estucados lisos, podemos optar por una tradicional y legendaria aplicación de un elemento que es la cal. Este material era muy utilizado para las agresiones externas de las viviendas, pues las contracciones y dilataciones de las fachadas hacen de la cal un perfecto aliado gracias a su elasticidad. Si en el estuco utilizamos una variedad de cal, evitaremos en un porcentaje bastante alto la posibilidad del cuarteado de paredes.

 

También te puede interesar:  Cambia tus paredes con telas de colores