Cuando decoramos una habitación lo hacemos contrastando nuestro criterio con los gustos de la persona que la va a utilizar. Por eso con las habitaciones de los niños, podemos ir más allá y convertirla en un submarino con todos sus accesorios o bien encargarles a ellos la decoración. Las manualidades no las deben hacer sólo en el colegio.

El accesorio que os propongo para sus habitaciones son las guirnaldas. Cada vez encuentro más referencias con este elemento y me deja con las ganas de construirme una para mí.

Sólo hay que elegir el diseño que más le guste o bien utilizar elementos que aunque sean coloridos, no parezcan más infantiles de lo que queremos.

Hay muchos materiales con los que las podemos fabricar y que son fáciles de encontrar: Cartulinas, tela, fieltro, cartón, fotografías, cuerda, cinta, etc. Pero os muestro más ejemplos para que os animéis.

Estas guirnaldas están hechas con bases de cupcake, esas magdalenas que tan ricas están, jugando con los colores y dibujos del envoltorio.

También se puede dibujar sobre el fieltro o tela y, utilizando un papel adhesivo especial para tejido, quedarán unidas en segundos. El papel adhesivo es muy fácil de utilizar y lo encontraréis en mercerías.

No hay que esperar a su cumpleaños para construir una, cualquier día puede acabar con una fiesta inesperada.

 

También te puede interesar:  Biblioteca infantil en forma de árbol