El estilo de los años 50, es aquel en el que los delantales en la cocina y los suelos brillantes con cera nos vendían así su imagen. Las cosas eran mucho más simples y la cocina era el corazón de la casa, el gas era el utilizado en fogones y estufas, los azulejos eran multicolores y las vajillas de cristal y porcelana. Las lámparas de las cocinas grandes, los colores brillantes, las texturas increíbles y los estilos pecaban de indignidad. Todo ello hacía que existiera un glamour y elegancia increíbles.

La decoración de esta época, lo tenía todo, se juntaban multitud de cosas que a la vez eran todos útiles. Los juguetes viejos o de lata, servían para adornar la sala de estar o la habitación de los niños.

En la cocina, detalles como una tostadora, una caja de pan, jabón de vajillas, utensilios de metal.

No tengas miedo a volver con esta decoración al estilo retro, todo lo contrario, esto es símbolo de modernidad.

Los colores son los naranjas, rojos, amarillos… las formas geométricas (rectángulos, rombos, cuadrados, círculos) aplicadas a los textiles y para los más atrevidos a las paredes.

Los muebles tienen cantos redondeados y combinados con cromo, puedes aplicar este material a cualquier elemento, sillas, mesas… todo esto le dará el ambiente especial que andas buscando.

Un buen consejo, es que si no tienes opción de encontrar detalles de esta época, puedes buscar en mercadillos de rastros, pues estos muebles y accesorios, son los que la gente va desechando, ya que se convierten en trasto de épocas pasadas.

Fuente: nuevo-estilo

 

También te puede interesar:  Decorando las habitaciones adolescentes