decoracion de dormitorio

 

El rojo suele ser un color que se asocia al romance y la pasión, es por ello que es el color del amor y lógicamente del día de San Valentin. Como color en la decoración de dormitorios, el rojo por si mismo sin combinarse con otro color, suele ser poco utilizado porque transmite una sensación por momentos demasiado sobrecargada y puede hacerse sentir demasiado cálido, empequeñeciendo visualmente las paredes y reduciendo también visualmente el alto del techo.

Es por ello, que para decorar dormitorios con color rojo, se opta por equilibrar la intensidad del mismo, aprovechando un color que aclara y relaja como es el blanco. El blanco tiene cualidades que se anteponen al rojo. Es un color que ilumina la estancia, aumenta visualmente el espacio del techo y hace ver las paredes más altas. Además, mantiene más iluminación, es un color frío y siempre hace percibir una sensación de pulcritud y orden, que no todos los colores tienen.

En esta decoración de dormitorio, el rojo se combina espléndidamente con el blanco. La pared se ha pintado en cálido rojo pero la sensación de exceso o de extrema calidez del mismo, se reduce con el uso del blanco en la alfombra, la ropa de cama, y los muebles. Además, también en los detalles de la cortina del dormitorio, en estampado rojo con blanco. El cabecero en blanco se ve fabuloso sobre la pared en rojo.

El resultado es un encantador dormitorio en rojo y blanco, la lámpara en blanco se agrega al resto de detalles en color blanco. Y la intensidad del rojo se limita a las paredes, así que si piensas en rojo como un color para la decoración de tu habitación, no te olvides que el mismo debe resultar atractivo y para ello, se necesita el blanco.

También te puede interesar:  Cose tus lámparas

Imagen: For the Home