Son muchos los estilos por los que puedes optar a la hora de decorar tu casa, pero sin duda hay algunos más personales que otros. Para algunos, el minimalismo es la mejor opción, mientras que hay quienes opinan que nada mejor que el toque clásico a la hora de decorar en casa.

Pero el mundo de la decoración de interiores es muy amplio, y hay una gran cantidad de opciones que pueden funcionar muy bien a la hora de ponerle el toque personal a la decoración. Entre los muchos estilos posibles que se pueden encontrar, el estilo barroco, con su toque rococó, es el protagonista de nuestra entrada de hoy.

Y es que merece la pena hablar de un estilo pensado solo para los gustos de unos pocos. Si algo es cierto, es que no a todo el mundo le gusta este tipo de decoración, que tampoco encaja en todas las casas. Para empezar, hay que estar muy seguro antes de lanzarse a decorar con este estilo, puesto que es fácil cansarse y que agobie un poco, a no ser que tengas muy claro que quieres optar por algo así en la decoración.

Se caracteriza por el gusto en los detalles, excesivos en ocasiones, los tonos dorados, la riqueza en las lámparas y los detalles también dorados y con un cierto aire recargado. En este estilo decorativo, no deben quedar muchos huecos libres, las lámparas se convierten en arañas de cristal y detalles dorados y sobre las mesas hay jarrones, flores, velas…

También te puede interesar:  Decoración infantil para dormitorio ¡colorido total!

La clave está en mostrar una cierta ostentación, ese punto barroco recargado, a veces excesivo, que es precisamente la clave de un tipo de decoración perfecto para los amantes de lo excesivo, con su toque trendy y atrevido.

¿Te animarías a decorar así tu casa?

Foto de Casa Sugar