La aromaterapia es una terapia con efectos curativos que cada vez se practica más y está disponible en casi todos los spas y centros dedicados al cuidado del cuerpo y mente. Es un método basado en los aromas y los aceites esenciales de las plantas que proporcionan un efecto terapéutico.

En cierta medida, también podemos aplicar esta filosofía en nuestros hogares, utilizando el uso de las plantas y las flores no sólo como elemento decorativo, sino también para explotar los efectos terapéuticos y estimulantes que provocan.

Un aroma fresco en las habitaciones, sugiere una sensación de limpieza que, al margen de la higiene, también se puede conseguir con los ambientadores que cada vez se presentan en un formato más sofisticado y efectivo. Algunos de estos ambientadores de nueva generación, también pueden aportar un punto decorativo en el mobiliario, pues se fabrican con formas y materiales que, a veces, parecen cualquier cosa menos un ambientador.

Sin embargo, la decoración floral es una opción muy natural que puede inundar cualquier sala de un aroma fresco y agradable, además de resultar muy atractivo a la vista para estimular todavía más nuestros sentidos.

Existe tal variedad de plantas y flores que siempre podemos encontrar aquella que más se adecue a la estancia que hemos creado, al estilo buscado o al ambiente deseado.

Asimismo, también existe un lenguaje y significado específicos relacionados con cada flor o planta. Así, por ejemplo, la azucena se identifica con la virtud y la pureza, el crisantemo con la verdad, la gardenia con la simpatía, el jazmín con la elegancia o el lirio blanco con la esperanza.

También te puede interesar:  Sigmund Chaise Lounge: un sillón moderno y de diseño

Por otro lado, ya en el colegio nos enseñaban el valor de la fotosíntesis, un proceso de filtración y renovación del aire con el que las plantas eliminan el dióxido de carbono para transformarlo en oxígeno.

El mayor inconveniente del uso de las plantas y flores como elemento decorativo, es que precisa más dedicación y cuidado, por lo que puede resultar bastante difícil de llevar a cabo para aquellas personas que carecen del tiempo necesario. En este caso, existe una alternativa que son los centros florales artificiales. No podremos aprovechar los efectos beneficiosos de un ser natural, pero podemos conseguir el efecto visual y ambiental necesarios.