¿Tienes una habitación no demasiado grande y quieres darle un aire nuevo? Cambiar la decoración de una de las habitaciones de tu casa no tiene por qué suponer un gran desembolso. Lo cierto es que con unos pequeños cambios, el resultado puede ser realmente estupendo.

La verdad es que no tienes más que fijarte en esta idea para ver cómo unas pequeñas modificaciones pueden hacer que la habitación parezca totalmente diferente.

Fíjate en el antes y en el después.

Desde luego, la segunda fotografía es mucho más elegante y tiene mucho estilo, ¿verdad?

Aquí van algunas ideas que puedes poner en práctica para darle un cambio radical a la habitación:

  • Las paredes: pintar una pared en un color oscuro y las demás en tonos claros es una idea que queda muy bien y que puede ser todo un acierto a la hora de modernizar una habitación. Sin duda, es un acierto y no es muy complicado de hacer (y tampoco sale muy caro). La pared que queda en la parte del cabecero es de las más indicadas para pintar en un tono oscuro.
  • Suelo: poner el suelo de madera, o colocar alfombras para darle un estilo diferente también puede ayudar bastante.
  • Mobiliario: como se trata de una habitación pequeña, no hace falta invertir demasiado en muebles. Por ejemplo, se puede pintar en un color alegre (o en plateado, que queda muy bien) un mueble viejo que ya tengas en casa, o colocar un detalle que sea el protagonista de la estancia.
  • Iluminación: la luz es también muy importante, por lo que colocar una lámpara (aunque sea de papel, en Ikea las venden muy originales) es muy importante, sobre todo con una luz que sea clara y tenga fuerza.
  • Textiles: es importante poner una catrina o un estor, colocar algún cojín bonito en la cama… son detalles que pueden ayudar mucho a cambiar la habitación.
También te puede interesar:  Una habitación de estilo rústico con un toque de glamour

Vía| Apartment Therapy

  • Carmenui

    me encanto el cambio de la habitacion