decorar dormitorio rosa chocolate

Aunque para muchas madres y padres, el decorar el dormitorio del bebé se encamina por el rosa o el celeste, según sea el caso que sea niña o niño; cierto es que toda la paleta de colores puede funcionar espléndidamente para ello. Así que sino apetece tanto ser tan “general” en el color, podemos aprovechar, el beige por ejemplo.

Ante nada, vamos a conocer un poco del color beige, tan bonito para la decoración de interiores como es el cuarto de un bebé. El beige suele considerarse una tonalidad pálida y amarillenta de una degeneración del marrón, porque sigue la misma tendencia, pero es un color claro y más diferente, aunque igualmente, más combinable que lo que sería el marrón pálido y otros que se le parezcan.

A este color se le denominó beige inicialmente porque ése es el color que se refleja en el algodón sin teñir en su color natural. Aunque claro, con la modernidad el color beige, fue adquiriendo toda una variedad de tonalidades, desde más pálidas y frías hasta más ligeramente oscuras y cálidas. Un color en tantas tonalidades que siempre encontrarás uno para decorar el cuarto del bebé.

El beige fue denominado así en Inglaterra a finales del 1800 aunque los franceses ya denominaban el color mucho antes. La decoración del cuarto de bebé en beige, que puedes admirar en la imagen, se concentra en su totalidad en el uso encantador del color beige claro, tanto en muebles como en piso y paredes, la nota de color discordante necesaria para equilibrar la intensidad, es el uso del rosa.

También te puede interesar:  Traspasando paredes

La fusión de un toque de rosa y el resto de beige, en esta decoración de dormitorio de bebé, nos aclara que la habitación ha sido pensada para un bebé niña, y claro que se ve estupendo, acogedor, relajado y elegante, al mismo tiempo que moderno y cálido.