Una de las novelas más importantes de la primera mitad de siglo fue ‘El amante de Lady Chatterley’ de D.H. Lawrance. En ella se narraba el despertar sexual de una joven casada con un aristócrata. Era el guardabosques el que rescataba la protagonista de una vida apática y aburrida. Una película francesa de hace pocos años llevaba a la pantalla esta espectacular novela. En ella los espectadores pueden asistir a una muestra interesante de la decoración victoriana de las primeras décadas de siglo en Inglaterra.

No es, ni mucho menos, el estilo decorativo más de moda en nuestro días, pero, como decimos en otras ocasiones, nos encontramos en una época en la que nada está completamente pasado de moda, y las sorpresas en las tendencias en la decoración son muy habituales.

Observando los interiores de esta película, nos damos cuentas del cuidado decorativo con el que los ingleses abordaban el interior de sus hogares a principios de siglo XX, especialmente, como en el caso de la protagonista, cuando se trataba de aristócratas. No eran años en los que la innovación fuese bienvenida, y el estilo decorativo seguía los patrones clásicos de la época victoriana.

Todo ello se puede apreciar tanto la organización general de la decoración, como en los muebles y complementos. La cocina era un lugar donde las vajillas eran elementos de un gusto exquisito. Por otro lado, los jardines también eran espacios muy cuidados, con una especial atención a la botánica.

También te puede interesar:  Cocinas de estilo Country

Pero esta película además, nos muestra la otra cara de la moneda, que podemos observar en la humilde caseta del guardabosques, donde los dos amantes dan rienda suelta a su pasión erótica.

Un verdadero choque de estilos. Por un lado el cuidado máximo en una decoración imperturbable ante los cambios, y, por otro, el pragmatismo llevado a su máxima expresión.

Fotos: Design Sponge