Habeís entrado en casas donde sólo predomina el gusto de uno de los componentes de la pareja.  Dedicado al mundo masculino, coches, futbol, colecciones, deportes, etc . O por el contrario os habeís visto rodeados del color rosa, flores, muñecos y miles de cachivaches tiernos propios del gusto femenino. O extremadamente moderno o viceversa.

Creo que la decoración en un hogar debe estar equilibrada, debe contener  todos los gustos de los que habitan la casa. Igual que  cuando decoramos la habitación para un niño procuramos poner objetos propios de su edad.

Pero cómo hacerlo para que todos ellos y ellas se sientan integrados. Veamos algunas ideas.

Primero, fijate en el estilo de ropa que viste tu contrari@, es clásico, moderno, actual, un poco de todo. Qué colores le gustan más, marrones, azules, todos. Mira sus complementos también pueden darte pistas.

Segundo, recuerda que  los colores oscuros se suavizan con tonos más claros por contraste o armonía.

Tercero, si  uno es clásico y otro moderno podeís mezclar estilos . Por ejemplo los muebles grandes de un estilo y los pequeños, mesa de centro, junto al sofá, lámparas, adornos etc, del otro. O viceversa.

Cuarto, elegir telas de colores neutros, gris, blanco, beis… Le añadis el color en los cojines.

Quinto, buscar un equilibrio en los objetos decorativos eligiendo ambos a partes iguales y guardando el resto. Siempre si os aburrís podeis variarlos.

Buena suerte.

Para opendeco.es, Muri. Un beso.

También te puede interesar:  Cell, una solución diferente para los problemas de espacio