Hace poco comentamos la aplicación práctica del rattán de cara al verano y el buen tiempo. Dentro de esa linea, también podemos destacar el mimbre. Cuando hace más calor, éste convierte en uno de los mejores aliados para conservar frescos los ambientes y disfrutar del estilo campestre del mobiliario.Nos dice el arquitecto Weimar Espinoza Delgadillo que la tendencia en decoración de interiores está orientada a lo ecológico y étnico, con materiales biodegradables. La moda en fibras naturales hace referencia al mimbre, rattán o bambú, que tienen la ventaja de ofrecer un ambiente más acogedor y natural.


El mimbre es adecuado para espacios abiertos como jardines, terrazas o invernaderos. Sin embargo, se puede adecuar al interior, cambiando la decoración, afirma Espinoza Delgadillo. “Uno de los materiales más adaptables en materia de decoración es el mimbre, no sólo por la cantidad de objetos que se pueden fabricar con él, sino por su adaptación a los diferentes espacios y las condiciones climáticas”, comenta. Para interiores encontramos que los usos pueden ser más variados, pasando por elementos pequeños de decoración como jarrones para la sala y el comedor, bases de madera, cajonería, cestos, hasta muebles para dormitorio, sala, comedor y cocina.

Según el arquitecto, este material es una opción a la madera. Aunque su contextura parece más frágil y rústica, es tan fuerte como de la madera. “Un adecuado mantenimiento con pintura y barniz, cuidados en los bordes, el mimbre puede durar tantos años como la madera roble”, señala el arquitecto.

 

También te puede interesar:  Camas de aire