Son muchos los elementos que entran en juego para orquestar una decoración de interiores con estilo y personalidad. Aunque los muebles y la pintura, además de los detalles de la decoración, son algunas de las cosas en las que siempre pensamos cuando se nos viene a la cabeza darle un nuevo estilo a la decoración de casa.

Sin embargo, hay muchos aspectos que merece la pena tener en cuenta, porque pueden ser ideales para crear un estilo original y diferente. Es el caso de las molduras. En los pisos más antiguos suele ser habitual encontrar molduras en los techos o incluso en las paredes, una idea que se puede adaptar también para los pisos nuevos, puesto que es posible colocar molduras en yeso y pladur.

Como ves en la foto, el resultado puede ser de lo más original, y es una opción perfecta si quieres darle un toque de estilo y un punto de sofisticación a la decoración. Como puedes ver en la imagen superior, el resultado es muy interesante. Lo mejor de todo es que las molduras en sí, como suelen llevar un dibujo, ya sea geométrico, o de estilo más rococó, ya resultan decorativas.

Por eso, para darles más protagonismo en la habitación en la que las coloques, lo mejor es no abusar de la decoración, optando por detalles discretos, con el objetivo de no robarles el protagonismo y dejar que se conviertan en lo más importante y destacado de la estancia.

Quedan muy bien en paredes de color blanco, y pueden ser una solución perfecta para estancias en las que no se quiere abusar de los cuadros ni de la decoración mural, puesto que las molduras en sí suponen un importante elemento decorativo.

También te puede interesar:  Sillas divertidas para una habitación infantil

¿Qué te parece la idea? La verdad es que resulta de lo más original, ¿verdad?

Foto de Casa Sugar