El otoño es una de las estaciones que más juego decorativo nos dan, gracias a la riqueza de tonos, colores, texturas y materiales que nos regala. Rojos y ocres, tostados y rugosidades, ramas y hojas secas… Deja que el otoño entre en tu casa, y que tus ambientes se llenen de los ropajes del otoño.

He aquí algunas ideas para que lo hagas.

Coronas.

Sobre una base de madera puede colocar calabazas acompañadas de hojas secas, en un arreglo que servirá, además, como un divertido mensaje de bienvenida para tus pequeños visitantes en la Noche de Brujas.

Cuadros

¿Encontraste una hermosa hoja que merece mejor destino que el contenedor de basura? No lo dudes: presérvala con un marco acristalado. Usa la variedad más sencilla, para que la hoja destelle con toda su textura, con todo su color.

Calabazas por doquier

Las calabazas, además de ser el motivo de la gran fiesta otoñal de la brujas, pueden ser una pieza central de la decoración para la estación. Como en este caso: pintadas de plateado,  reconvertidas en hermosos y distinguidos candelabros. Prueba a confeccionarlos.

 

También te puede interesar:  Decorar un dormitorio básico ultramoderno