La habitación de los niños, es quizás la que más se disfruta decorando. En ella, hemos de buscar el bienestar de los más pequeños, la tranquilidad y la salud, a la vez, que hemos de procurar el intelecto y la creatividad.

En esta ocasión, vamos a centrarnos en la decoración de las paredes y sobre todo, en la de las niñas.

Por supuesto, los elementos decorativos, en la habitación de un niño, han de ser lavables e hipoalergénicos, incluyendo cortinas y paredes.

Una habitación infantil, ha de ser divertida, con color y formas. Los pequeños, muestran en sus paredes una forma de expresión y personalidad al decorarlas ellos mismos, para ello, no se necesita demasiado presupuesto.

Una idea muy útil, es crear un espacio dentro de la habitación. Este espacio, se puede crear con pintura o vinilos adhesivos, estos últimos muestran variados dibujos interesantes y creativos, con ellos, se crean volumen y textura en las paredes. Juega con elementos  decorativos de cuentos, películas, personajes favoritos. En el caso de las niñas, flores, mariposas, corazones, hadas… las cuales, puedes encontrarlas no solo en vinilo, sino en forma de murales.

Es muy importante que los niños participen en la propia decoración de su lugar de descanso, así se sentirá mucho mejor con sus gustos propios que mostrarán su personalidad.

Otra forma de decoración, son las pizarras. En una pared de la habitación, una pizarra será el rincón preferido del niño, en donde plasmará, sus dibujos que fácilmente podrá borrar sin problema.

También te puede interesar:  Decora en blanco y negro 2

Fuente: bebitos decoración