Una pared en amarillo, una idea que funciona

Son muchas las ideas que puedes poner en práctica a la hora de decorar una de las habitaciones de tu casa con un toque original y diferente. Pintar las paredes en colores originales y diferentes a los habituales es una forma estupenda de poner un punto personal a la decoración.

Lo cierto es que hay muchas alternativas perfectas para decorar con personalidad, pero utilizar los colores para darle alegría a las habitaciones es todo un acierto, puesto que se trata de una idea bastante sencilla y que no sale muy cara. 

Eso sí, una de las claves está en elegir bien el color con el que vas a pintar la habitación. En primer lugar, tienes que pensar qué quieres transmitir: los colores pasteles son más relajantes, el rojo más fuerte… Pero hoy vamos a hablar del amarillo, un color que,  aunque de primeras puede parecer un tanto excesivo, es de lo más original y llamativo.

Sin duda, se trata de un color muy original, con mucho estilo y personalidad, que puede encajar a la perfección en cualquier tipo de estancia, y que se puede combinar de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, en la foto puedes ver lo bien que queda con un cuadro en blanco y negro, que contrasta con la fuerza del amarillo.

Además, con el suelo en madera es todo un acierto, y me gusta mucho el estilo que tiene y lo bien que encaja con este color, sobre todo si se trata de una madera en un color clarito. Sin duda, es una buena alternativa para decorar, porque además aporta luz y alegría a cualquier espacio en el que lo coloques.

También te puede interesar:  Ideas para decorar dormitorios azules

¿Te apuntas al amarillo?

Foto de Apartment Therapy