Decoración Toulouse-Lautrec

Si nos gusta el arte seguro que conocemos bien a Toulouse-Lautrec, un pintor que desarrolló su actividad en el París de la segunda mitad del siglo XIX. Sus carteles siguen siendo piezas muy codiciadas y pueden ser una interesante opción para decorar las paredes de nuestro hogar. Obviamente no con los carteles originales, pero sí con alguna reproducción, que abundan mucho en las tiendas especializadas.

Henri Toulouse-Lautrec fue artista muy especial en su generación. Siguió como otros contemporáneos, la tendencia de empezar a representar la vida cosmopolita de París, con sus bares, clubes nocturnos retratando a sus personajes protagonistas: bailarinas, diletantes e individuos de oficio dudoso. Fue una manera de elevar la cotidianidad a la categoría de arte, algo que ahora nos parece reiterativo, pero que en aquella época fue un cambio radical con respecto a las tendencias anteriores, en donde lo religioso o lo grandilocuente eran las temáticas principales.

¿Qué tienen los carteles de Toulouse-Lautrec que siguen gustando tanto y aparecen con tanta asiduidad en muchos hogares? Henri era un dibujante genial y aplicó su buen hacer a retratar hombres y mujeres anónimos que disfrutaban o trabajaban en los ambientes nocturnos que el pintor tanto frecuentó. Lo hacía con colores vivos y con cierto realismo. También pintó a varias de las bailarinas y de los habituales del célebre Moulin Rouge.

Por otro lado, Henri también fue un pionero en crear carteles que funcionaban como anuncios de marcas comerciales, en un momento en que el consumo y la moda empezaban a despuntar. De alguna manera, esta tendencia le emparenta con el Pop que más de medio siglo después eclosionaría, creando un estilo que sigue permaneciendo vivo a día de hoy.

También te puede interesar:  La Sala de la Destrucción

Por todo ello, los carteles de Toulouse-Lautrec se siguen siendo una tendencia en la decoración de los hogares si pretendemos darles un toque arty y refinado a las paredes de nuestra casa.

  • Mer

    La primera imagen no es de Toulouse-Lautrec es de Alfons Mucha, artista checo, que fue uno de los máximos exponentes del Art Nouveau, muy conocido por sus carteles de publicidad de la época.