La decoración de las habitaciones, influye también en el descanso, una habitación armoniosa, hace sentir más sensación de paz, tranquilidad  y relax, algo muy importante para dormir bien.

La cama ha de estar en la pared principal, dejando la ventana en un lado, pues en frente puede molestar la claridad. La puerta se debe ver al estar acostados, pues da sensación de seguridad cuando estamos durmiendo.

Si tenemos poco espacio, podemos renunciar a las mesillas, poniendo unas pequeñas lejas a la altura del cabezal, sobrará para poner las cosas necesarias (gafas, libros).

Los doseles o estructuras complicadas como cabezal, en ocasiones dan sensación de agobio y pueden dar problemas para dormir, renuncia a estos.

Las camas encajonadas en muebles o módulos, dan igualmente sensación de agobio, procura que esté en espacios abiertos.

Para que nuestra espalda descanse bien, una base tapizada es ideal, estas son rígidas y transpirables. También puedes optar por las láminas, las cuales, se pueden ir reponiendo con el tiempo, si estas son más estrechas, serán más confortables.

Para la relajación máxima, se recomiendan las camas que se pueden levantar su respaldo, pues así se puede descansar las piernas, leer… y es ideal para la circulación, reflujo…

En las habitaciones de los niños, dependemos del espacio para escoger las literas tipo tren o camas sencillas, en estas últimas, la distancia entre una y otra ha de ser como mínimo un metro, para estar más cómodos. También se puede escoger a organizar el tipo tren en forma de L, pues de esta forma, el agobio en el descanso desaparecerá.

 

También te puede interesar:  Decoradores Virtuales