La decoración Zen, es un estilo que aporta belleza y armonía, aplicado a nuestro hogar, le daremos esta sensación que a todo el mundo gusta.

Este estilo está inspirado en la cultura oriental, en donde la paz y tranquilidad siempre se busca a través del yoga y la meditación. Se busca el significado de la vida a través de la búsqueda de la energía positiva y el equilibrio. Su decoración se basa en los jardines japoneses, artes marciales y arreglos con flores.

Esa decoración se está convirtiendo en una nueva vanguardia, desplazando a estilos convencionales del pasado. Su sobriedad da un aspecto visual que actúa positivamente en nuestros estados de humor y ánimo, un lugar en el que se busca el olvida el estrés que tanto nos afecta debido a la rutina diaria.

Los colores a tratar son el blanco, ocre y beige en combinación con la madera. Las líneas son rectas, cosa que se brinda al orden para no ofrecer obstáculos en el decorado.

Los lugares más importantes del hogar para este estilo son la sala, el dormitorio, cocina y baño.

La sala, es el corazón, en el cual, se ha de logra la mayor plenitud de paz, para ello, se le da mucha amplitud, usando los colores claros en las paredes.

El dormitorio, lugar de descanso, en donde debe reinar la tranquilidad. El blanco para este lugar, es el ideal, además de una iluminación natural.

En la cocina, también debe dominar el blanco, armarios, menaje, manteles… todo símbolo de limpieza.

En el baño, los accesorios suficientes y necesarios, serán los que lo amueblen. El color ocre es una buena opción para ese lugar.

También te puede interesar:  Decoración Zen: cambia el espíritu de su casa

Fuente: facilísimo