Generalmente, la decoración del cuarto del bebé se piensa en colores sumamente claros, ya que los mismos suelen concebir una idea de ternura y dulzura extra. Sin embargo, existen una serie de colores oscuros, los cuales bien combinados y aplicados  correctamente quedan muy elegantes y acordes.

Vamos a repasar algunas propuestas, a fin de facilitarles la elección a los padres y decoradores.

  • El rojo es un color que queda muy bien en paredes que no reciben grandes cantidades de iluminación, o al menos luz natural. El mismo queda muy lindo combinado con un tono manteca y más aun si por delante de él se ubicarán plantas verdes. Se puede seleccionar una sola pared y pintarla de rojo, mientras que las otras paredes pueden llevar  un tono crema o blanco.
  • El azul oscuro es muy adecuado a las casas que poseen grandes ambientes y que son calurosas o que poseen grandes ventanales. Se sugiere combinar este color con cortinados o alfombras blancas, al igual que los muebles, los cuales se recomienda sean blancos.
  • El bordó, puede ser utilizado de igual manera que el rojo, aunque debe ser aplicado con cuidado, ya que al menor desperfecto, se notará, pues es un color muy evidente.

Un detalle de importancia es que los colores oscuros suelen achicar los ambientes a la mirada del espectador, por ello, no se sugieren para cuartos demasiado pequeños o angostos, pues el efecto conseguido no será del todo agradable.

Fuente: mapiurka

 

También te puede interesar:  ¿Estás en las nubes?