En ocasiones, el problema de las antiguas casas, son la altura de los techos, para disimular este efecto hay trucos y efectos como pintarlos en tonos más oscuros o conservar las vigas que estas casas suelen tener a la vista.

Estas casas rústicas, pueden decorarse con muebles restaurados, muebles que son heredados y solo necesitan un pequeño toque para estar listos. De esta forma se pueden integrar muchas piezas en la decoración, si tenemos algunos muebles de este estilo y los decoramos acorde con nuestro hogar, quedarán integrados totalmente. Para conseguir esta integración, el ambiente ha de ser neutro, las paredes en color blanco, las tapicerías en tonos claros, sin estampados… nos dan más libertad para agregar restos de piezas. Si los techos tienen las famosas vigas de madera a la vista, el suelo se luce mucho más si es de otro material, todavía más si la luz no es del todo suficiente.

Las alfombras también son otro instrumento decorativo que ayuda a cambiar la imagen de las estancias.

Los elementos de madera, si conservan el color natural, pueden tender a ser demasiado cálidos, si los combinamos con colores claros o especialmente blancos y mucha luz natural, el espacio quedará mucho más equilibrado. Si la madera es toda del mismo estilo, quedará mucho más continuo.

Ventanas, puertas, chimenea… todo pertenece al mismo espacio, por lo tanto ha de ir acorde y encajar en toda la decoración. El resultado final será perfecto.

Las piezas de complemento no han de pecar de austeras, han de compensarse con estilos más lineales, pues esto da más dinamismo y viveza.

También te puede interesar:  Colores para pintar paredes de ambientes juveniles