Cómo decorar una casa pequeña y exprimir todo su potencial

El padre de la arquitectura moderna, Ludwig Mies van der Rohe, nos dejó una cita que es brutalmente cierta: «Menos es más». Lo podéis ver con el actual fenómeno de las mini casas. Sí, ya sabéis, viviendas realizadas con containers marítimos, espacios de coworking donde trabajar con otras personas sin compartir ni empresa, ni actividad… Pero esto no se debe a una moda en auge. El alto precio de los inmuebles nos lleva a vivir cada vez más en domicilios más pequeños. Pero como a todo, hay que verle el lado positivo. Existen prácticas para vivir en espacios pequeños de manera cómoda y con todo tipo de lujos. Te lo contamos…

Utilizar muebles de doble función

Afortunadamente hay infinidad de muebles con doble función que permiten sacar más partido al espacio, por ejemplo, sofás cama, canapés con almacenaje, recibidores con zapatero, etc. En apartamentos pequeños en los que una habitación hace las veces de salón y dormitorio hay conjuntos de pared ideales que ofrecen soluciones de almacenaje y sofás con una cama abatible. A la vista, los invitados verán un sofá convencional, pero por la noche el espacio se transforma en un cómodo dormitorio simplemente desplegando la cama. Una solución muy práctica para pequeños estudios en los que disponer de un espacio con todo lo necesario. Salón y zona de estudio por el día y dormitorio por la noche.

También te puede interesar:  Rattán, ideal de cara al buen tiempo

Camas literas para los más pequeños

La llegada de un nuevo miembro a la familia es motivo de alegría, pero también supone un quebradero de cabeza cuando hay poco espacio. En un piso de dos habitaciones en el que ya viven tres personas hay que hacer hueco para otro niño que crecerá y necesitará su propio espacio. Ante esta situación son ideales las camas literas abatibles que tan solo ocupan una pared de la habitación dejando libre el resto de la zona para que los niños puedan jugar o estudiar. Este tipo de muebles tienen mucho espacio de almacenaje y permiten tener siempre recogida la habitación.

Colores cálidos para dar más sensación de amplitud

Los colores de los muebles y las paredes son clave a la hora de decorar una casa, pero si además el piso es pequeño es fundamental elegir bien los tonos para no empequeñecerlo aún más. El blanco, los tonos cálidos de madera y una iluminación adecuada ayudarán a crear un efecto óptico que de la sensación de mayor amplitud. Los muebles transparentes como las mesas de cristal o las estanterías de policarbonato ayudan a generar profundidad y ampliar el espacio.

Espejos para dar más profundidad a la estancia

Los espejos ayudan a multiplicar el espacio, por eso suelen colocarse en los recibidores que son la zona más pequeña de la casa. Además de para echarse un último vistazo antes de salir de casa, el efecto del reflejo hace que se dote de una mayor profundidad al espacio.

Muebles flotantes

Colgar los muebles deja más espacio libre en la casa y permite aprovechar cualquier hueco disponible, además, son una solución perfecta de almacenaje. Una estantería puede convertirse en un fantástico recibidor y además utilizarse como librería.

También te puede interesar:  Áticos y buhardillas en verano

Muebles convertibles

En cumpleaños o navidades es habitual invitar a los amigos o a la familia a casa, pero para tan contadas ocasiones no es necesario tener una mesa enorme en el salón durante todo el año. Existen muebles convertibles como mesas consola que se pliegan hasta la mínima expresión y se extienden cuando son necesarias para recibir a los invitados. Una vez desplegada la mesa ésta tiene capacidad para ocho o diez comensales.

Menos, es más, muebles prácticos, decorativos, multifuncionales que permiten sacar el máximo espacio de cada metro de la vivienda. Basta con elegir los adecuados y disfrutar del estilo mini.