En ocasiones, cuando deseamos llenar una pared, no sabemos cuál es el cuadro o adorno que mejor le puede ir, las fotos sobre lienzo son una de las alternativas por las que nos podemos decantar.

Son muchas las variedades que nos ofrecen estas fotos, y podemos así adornar nuestra pared de la forma que más nos convenga.

Si ya tenemos decidido cuál es la que nos conviene, la ponemos a la vista y no nos agrada el resultado, quizás es porque no solo depende de nuestro propio gusto, sino del cuadro adecuado que debe estar ahí.

Nuestra casa, debe tener el toque personal que nosotros queramos darle, pero en ocasiones, es mejor estudiar el estilo que realmente le puede ir y dentro de éste jugar con el gusto que deseemos.

Si nuestra casa está totalmente vacía, es decir, todavía no tenemos las paredes adornadas, podemos darle un giro total al ambiente, según los estilos. Si por el contrario ya las tenemos llenas, pensaremos qué podemos cambiarles y darle igualmente el giro necesario.

No se trata solo de “colocar” fotos, sino de adaptar tonalidades y efectos que den el toque divertido y hagan de nuestro hogar un lugar especial.

Si tu familia  o tú mismo sois los protagonistas de las imágenes todavía, el ambiente, se convertirá en más acogedor. Con collages, se puede escoger una secuencia de un mismo tema y hacer divertidas escenas, por ejemplo, un montaje en la playa. Una de las fotos, puede ser dentro del agua, otra en la orilla, otra salpicándose de agua y otra tumbados al sol. Esto sería un motivo muy fresco y divertido que daría al ambiente un toque de alegría.

También te puede interesar:  Gotas de rocío sobre nuestra pared

Si lo que queremos es que el ambiente sea más romántico y familiar, el motivo puede cambiar a momentos de amor (abrazos, besos…)

Fuente: decoracion