Si te hablo de los discos de vinilo, seguro que te viene a la mente una cierta nostalgia retro. Y es que con los iPod, Mp3 y demás, lo de los discos ha quedado en el recuerdo. Pero seguramente, es posible que sigas guardando en casa algún que otro disco de vinilo, ¿verdad?

Pues ahora, puedes aprovechar para decorar con ellos. ¿Cómo? Pues convirtiéndolos en un cuadro.

Fíjate en lo bien que quedan en esta pared, también porque está pintada en amarillo, lo que hace que contrasten mucho (al ser negros). Además, los colores de las etiquetas de los distintos discos también le dan un toque original al conjunto.

¿Qué te parece? La verdad es que me parece una idea estupenda, para poner dos, como en la foto. Eso sí, creo que parte del acierto es hacerlo sobre una pared de un color llamativo, sobre el que destaquen.

¿Te animas?

Vía| Apartment Therapy

También te puede interesar:  Claves de los principales estilos decorativos: S-Z