Los espejos son un elemento realmente interesante a la hora de decorar. Tienen una función muy completa dentro de la decoración de cualquier tipo de estancia, puesto que no solo son perfectos para poner un toque de estilo, sino que además, son una opción perfecta para dar más sensación de amplitud, para hacer que una habitación de reducido tamaño parezca más grande

Por eso, me parece todo un acierto optar por un espejo a la hora de decorar… o varios. Y es que sin duda, combinar varios espejos puede ser una muy buena idea. Si te das una vuelta por cualquier tienda de decoración, podrás encontrar muchos modelos diferentes de espejos: redondos, alargados, con distintas formas o de diferentes tamaños. Por ejemplo, en La Oca o en Zara Home hay una gran cantidad de modelos. Ikea es otro buen lugar para encontrar espejos de todos los estilos y a precios bastante buenos.

En la imagen puedes ver un ejemplo de cómo puede funcionar esta idea en un salón, encima del sofá. Como ves, combinar espejos de tamaños distintos puede ser una opción perfecta para poner un toque de estilo a cualquier estancia. Puedes combinar además las diferentes maneras de colgar los espejos, la tradicional, colgándolos directamente en la pared, o sacando una cuerda o una cadena de una guía superior, de la que se quedan colgando.

Sin duda, decorar con espejos es una manera estupenda de ponerle un toque de estilo a la decoración, con una mezcla muy interesante. Y es que teniendo en cuenta que la mezcla de estilos, colores y tendencias en decoración es una de las cosas que más se llevan, está claro que algo como esto puede ser perfecto para poner un punto muy moderno a la decoración de cualquier estancia de la casa.

También te puede interesar:  Apuesta por el color en los juegos de cama

Foto de Plan Easy Home