Ya hemos visto este concepto en nuestro espacio, decorar dormitorio en colores florales y con acento floral, solo que ahora las flores no van a los estampados de la ropa de cama o cortinaje como suele ser sino a un detalle en el cabecero de la cama ¿no es una idea genial? ¡claro que sí! sobretodo cuando estamos pensando en la decoración o renovación del dormitorio de una chica, los colores perfectos y el tema, imposible elegirlo mejor.

En esta sugerencia, hay que destacar también el uso de las rayas, que ya sabemos, tiene un efecto en la decoración que puede ayudar a la misma. Ese efecto de las rayas no es explotado en esta decoración de dormitorios, pero las rayas son perfectas dentro de cualquier decoración, puesto que siempre se perciben muy elegantes. Especialmente elegantes, cuando apenas son un detalle más de la decoración como en este caso.

decorar dormitorios

Las rayas forman parte del cortinaje y la ropa de cama, y combinan estupendamente con el resto de la misma y el color de las paredes. El uso de distintas tonalidades del color rosa, se agrega al “acento floral” de esta decoración de dormitorio, que es básicamente unas flores como detalle del cabecero y la lámpara en la mesilla de noche. Todo un proyecto que emprender, para las que adoran las manualidades.

Quizá intentes hacer por ti misma el cabecero o adquirir el mismo en tiendas de productos decorativos, el motivo no es raro aunque no se explota tanto como se debería en una decoración de dormitorio para una chica adulta. Y combina con el color de la pared. La suma de detalles nos da un ambiente netamente femenino con un toque de total relax, que ya sabemos que estos colores tienen ese efecto en nuestro ánimo.

También te puede interesar:  Un ambiente blanco y un toque de color

El aspecto cuidado y pulcro lo promueve el uso de los colores claros que a la vez imponen claridad al entorno. Con tantos detalles favorecedores y un aspecto tan perfecto como resultado, es difícil no aprovechar esta decoración de dormitorios y recrearla en nuestro espacio personal.

Imagen: Corpotec