Decorar dormitorio con cabecero Zurich. Hay muchos estilos de cabeceros que se agregan con mucho atractivo a la decoración de los dormitorios. Hay estilos para la decoración infantil como los hay para dormitorios de adultos muy originales. El de esta imagen es un cabecero Zurich, un modelo elegante y moderno para tu dormitorio o el de cualquier estancia de la casa porque igual se adapta a dormitorios masculinos o femeninos.

cabecero zurich para el dormitorio
Fuente: Conforama

Cabecero Zurich para el dormitorio

Este es un cabecero Zurich que se integrará en cualquier dormitorio con mucho atractivo. Aunque tiene detalles que lo hacen muy originales, el tamaño y la forma ayuda en mucho a que se pueda colocar con acierto en la pared de la estancia. Este cabecero Zurich está conformado por un tablero de partículas melaminizado. Grosores de 30mm y 16mm. Las medidas del mismo son Ancho: 164 cm. Alto: 140 cm. Fondo: 3,2 cm.  El mismo luce en color blanco poro y tiene algunos detalles decorativos.

cabecero zurich
Fuente: Conforama

Decorar con un cabecero Zurich

Parte importante del atractivo de un dormitorio es el cabecero. El mismo existe desde hace mucho tiempo aunque durante algún tiempo cayeron en desuso, ahora son parte fundamental en la decoración y se pueden elegir dentro de una gran variedad de estilos y materiales. El cabecero Zurich de esta imagen, es una encantadora pieza que se integrará a un dormitorio femenino como masculino y el color blanco lo hace perfecto para combinar con cualquiera que sea el color de tu dormitorio.

Puedes darle un toque distinguido a un dormitorio sencillo con un cabecero que se agregue al entorno de la cama con líneas firmes como el cabecero Zurich, sin ornamentos que son innecesarios pero con atractivo que parte del color, el material y el diseño. Así que si has pensado en tener uno, puedes considerar agregar éste a tu dormitorio, lo hemos visto en Conforama.

También te puede interesar:  Crae un rincon infantil con 3D Puzzle

Los cabeceros deben ser del tamaño adecuado es decir no tan grandes que resten espacio al dormitorio, ya no van los cabeceros de antaño, enormes piezas que empequeñecían cualquier habitación.