El pasillo es una de las partes de la casa, a la que no le prestamos atención a la hora de ser decorado y que sin embargo, es la primera vista de cualquier visita.

Podemos aplicarle los accesorios de todo tipo, por ejemplo, cuadros, macetas, espejos…

Los cuadros están muy de moda, los puedes encontrar de diseño, clásicos, llamativos, sencillos…

Las macetas y plantas, dan un ambiente fresco y natural, es la oportunidad de demostrar tu propio gusto a través de ellas, las flores dicen mucho de una persona. Todos los rincones son bonitos para colocar cualquier maceta, solo tienes que tener en cuenta la proporcionalidad del espacio. Otro detalle a tener en cuenta es que las plantas son seres vivos y necesitan de su cuidado y limpieza, no son como otros complementos que con quitarles el polvo ya están listos.

Los espejos al final del pasillo, son una buena excusa para que cuando las visitas necesitan ir al baño para acicalarse un poco (retocarse el cabello, limpiarse el sudor de la cara…), tengan que preguntarte donde está el baño para tener a mano el espejo.

Si el pasillo, dispones de un espacio lo bastante amplio para colocar un mueble, un secreter es ideal para guardar todos aquellos objetos que al entrar a casa no sabemos dónde dejar (llaves, pañuelos, cartas) e igualmente cuando vamos a salir siempre buscamos desesperadamente (gafas de sol, tarjeteas). Con un espejo sobre él le dará más vistosidad.

Lo que siempre se ha de tener en cuenta a la hora de decorar un pasillo, es que estos deben parecer espaciosos, cómodos, libres… para favorecer y agilizar el paso de un lugar a otro.

También te puede interesar:  Papel de periódico para empapelar

Fuente: facilísimo