La verdad es que cuando pensamos en colores originales y que pueden quedar bien para decorar nuestras casas, el negro no es precisamente uno de los más elegidos. Al menos, no para las paredes, sino para los pequeños detalles o para algunos muebles. De hecho, ¿qué me dirías si te propongo pintar en color negro las paredes de una de tus habitaciones?

Seguramente me dirías que es una locura, pero la intención del post de hoy es dejar claro que a veces, y sobre todo en esto de la decoración, merece la pena arriesgar porque hay cosas que pueden quedar bien. ¿O te parece un horror la foto?

Claro está, que para gustos colores, pero yo misma pensaba que las paredes en negro serían mucho peores. En cambio, en una habitación en la que haya bastante luz y en la que haya detalles en color, el resultado puede ser menos agobiante de lo que parece en un principio.

En este caso, por ejemplo, la gran ventana, el suelo en madera y el techo en blanco, además de las estanterías en blanco también, ayudan a aligerar la sensación y lo cierto es que queda muy bien, es algo diferente y tiene un estilo muy personal. ¿Te animarías a pintar en tu casa una habitación en negro?

Foto de Apartment Therapy

También te puede interesar:  Gris, blanco y plata, una combinación perfecta